miércoles, 11 de junio de 2008

LA DRAMATIZACIÒN







La dramatización es el proceso de creación de las condiciones dramáticas en las que intervienen distintos tipos de expresión: lingüística, corporal, plástica y musical. Crea una estructura que se caracteriza por la presencia de los elementos fundamentales: personajes, conflicto, espacio, tiempo, argumento y tema.






Principios generales que podemos tener presentes en una dramatización.

Las dramatizaciones ayudan a estimular la creatividad del niño, por lo que deben ser muy “sueltas”.

Es preferible dar solamente algunas pistas a los niños para que ellos vayan armando, desarrollando y construyendo su propio libreto.

Antes de proponer un trabajo de dramatización se debe crear un ambiente adecuado para proporcionar estas actividades y para que no resulten impuestas.

Lo ideal es que todos los niños participen, pero sin forzar a los que no quieren hacerlo o les resulta difícil. Es importante que motivemos y busquemos formas en las que todos puedan incorporarse en los juegos de dramatizaciones, en lugar de imponer o relegar a los niños al papel de espectadores. Recordemos también el no seleccionar únicamente a los niños más desenvueltos para asignarles ciertos roles o personajes. Es bueno que salga de la iniciativa de los mismos niños los roles o personajes que quieren representar.

Cuando se hacen dramatizaciones, los niños y las niñas son a la vez actores y espectadores, lo que les ayuda a relacionarse, crear conjuntamente y también a ser críticos. Así, el producto terminado es el resultado de un trabajo en el que intervienen todos los niños. Es el resultado de un trabajo participativo.

Las maneras de actuar y de elaborar las historias y cómo representarlas, deben ir surgiendo y resolviéndose en forma de juego y no con criterios teatrales establecidos en el teatro de adultos. Esto nos permite que los niños y niñas se concentren mejor porque cuando ellos y ellas juegan no lo hacen para ser observados, lo hacen por el placer que les brinda el juego. Podemos aprovechar esto para que la representación resulte más genuina y más verdadera.

Se recomienda la utilización de toda el aula como espacio para las representaciones, pero eso no niega la posibilidad de que puedan ser desarrolladas en espacios abiertos o en otros espacios que ustedes consideren propicios. Lo que sí queremos recalcar es que es necesario que se brinde la suficiente apertura para que se expresen los niños y se les dé la posibilidad de transformar ese espacio o crear nuevos espacios dentro de él.

Así mismo es útil transformar los objetos, los elementos que podamos tener a mano para usarlos con distinto fin de lo que los utilizamos cotidianamente. Es muy interesante propiciar que los niños también lo hagan, es más ellos son unos expertos en hacerlo. Por ejemplo, una silla la ponemos patas arriba y es un caballo, o es una montaña que pueden esconderse tras ella, la acostamos de lado y puede ser la puerta de una tienda o una ventana. Una bufanda de un niño puede ser una cuerda, puede ser un manto, puede ser corbata e incluso sombrero.

Inclusive, dentro de la representación de una sola historia, es muy rico que los objetos vayan cambiando de función, pero recomendamos que se los manipule de forma que quede claro la nueva función que le estamos asignando. Este es un buen recurso para que el niño desarrolle su creatividad, ingenio e imaginación.


Planteada la dramatización como un proceso, de creación y organización de la materia dramática, éste culmina con el juego dramático, entendiendo por tal la puesta en escena del resultado de la elaboración anterior.



Esta puesta en escena, elemental, es la ocasión natural para valorar el trabajo de creación y su mejor garantía. Mejor y más natural garantía incluso que en el caso, poco probable por falta de madurez escritora, de recoger el resultado de la creación bajo la forma de texto dramático.
Se pone así de relieve que estamos rondando la frontera entre dramatización y teatro. Aceptado que el teatro alcanza su realización cuando la puesta en escena se desarrolla ante público, debemos preguntarnos en qué relación se encuentran la práctica escolar de la dramatización y el teatro.



Para nosotros el hecho más significativo radica en que la práctica de la dramatización es la mejor preparación tanto para la comprensión del teatro por el niño espectador, como para la actuación del niño como actor.



Entre la dramatización tal como la entendemos y el teatro tal como generalmente se entiende, hay una diferencia fundamental: se pasa del juego de libre expresión a la interpretación dirigida. Si está claro que en el primer caso el niño juega, habrá que indagar si cuando en el teatro interpreta, a imitación del actor profesional, ya no juega, sino que trabaja. Nos estamos refiriendo a aquel tipo de teatro en el que el actor interpreta la realidad imaginada por el autor. Para lo cual el actor tiene que esforzarse en traducir el pensamiento del autor, pese a su libre aportación personal a la interpretación, que nunca es tan libre como en el caso de la dramatización. En ésta, en la puesta en escena final, el niño sigue jugando y disfrutando con la interpretación de su propio juego creativo.



El teatro interpretado por niños es lógico que tenga cabida en la escuela. Pero su aparición debe situarse tras la práctica de la dramatización. En esto difiere del teatro interpretado por adultos, que puede aparecer en cualquier momento del desarrollo del niño, y siempre será bien recibido, aunque admitamos que la práctica de la dramatización sirva para su mejor comprensión.



Dejamos de lado intencionadamente la distinción entre el teatro de los niños y el teatro para niños y la polémica que suele acompañarlos. En otras partes nos hemos ocupado más extensamente del asunto. Baste con decir que en cualquiera de los dos casos su adscripción a la literatura infantil es justa. El llamado teatro de los niños, con evidente aproximación a la dramatización, al igual que ésta, queda auspiciado por la literatura infantil como actividad, muy adecuada para quienes la realizan. Considerar este teatro de los niños como fuente de producciones acabadas, válidas para otros niños que nada han tenido que ver con su gestación, no tiene sentido. Constituye una actividad pedagógica que no alcanza la categoría de producción literaria transferible. En cambio el teatro para los niños parte de una creación literaria preexistente que se actualiza en la puesta en escena. Su validez para el niño, para todo tipo de niños, tiene las limitaciones que le marque la calidad de su texto y el acierto en su tratamiento y puesta en escena.



La contemplación del teatro por parte de los niños es una forma de aproximación lúdica del niño a la literatura; una de las formas de creatividad acogida bajo la adscripción del niño receptor. Mientras que la representación por parte de los niños de textos dramáticos, creados por otros o por ellos mismos, intensifica su aproximación bajo la denominación genérica atribuida al niño emisor.



La variedad de actividades dramáticas y paradramáticas posibles en torno a un texto dramático -teatro leído, semiescenificado, puesta en escena total- no debe ser desaprovechada por el educador dispuesto a programar los contactos del niño con la literatura infantil. El acicate para la imaginación del niño que supone la lectura de un texto dramático debe situarse entre las fórmulas que propician el paso de la aproximación lúdica a la aproximación intelectual.
A ello contribuirá el conocimiento de los estilos interpretativos y de puesta en escena, en los que el educador sabrá cuándo ha de iniciar a los alumnos, de acuerdo con su madurez y su formación literaria.



Leer teatro es un excelente ejercicio de imaginación, de lectura ponderada y creativa, de conversación secreta y ajustada, de aquilatación semántica, de motivación literaria y creativa, de indagación lingüística, de entonación matizada y de promoción cultural. Y, a la vez y por encima de todo, de preparación para la interpretación y puesta en escena, como coronación de la práctica escolar de la dramatización.




1 comentario:

jimmy dijo...

jjejejej esta comenzando un blogger igual k yo pero yo no se ponewrlo en google me podrias ayudar please